Análise Fundamentalista

La Crisis Económica Mundial: Análisis de los Expertos de Olymp Trade

Lo que necesita saber para invertir sabiamente en 2020


¿Podemos decir que la crisis comenzó de repente? No, la recesión estaba en el aire con una economía que había estado creciendo rápidamente durante mucho tiempo sin una larga recesión.

La crisis que se avecinaba estaba nuevamente asociada al aumento de la tasa de la Reserva Federal o a la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Pero los factores de riesgo estaban disminuyendo.

En 2018, Donald Trump logró forzar a la Reserva Federal a cambiar sus planes y abandonar la idea de endurecer la política monetaria. Las disputas comerciales entre Beijing y Washington terminaron repentinamente de forma pacífica.

La nueva amenaza surgió de la nada. Y dejando de lado la teoría conspirativa del COVID-19, que afirma que el coronavirus tuvo un origen artificial y que su propagación fue planificada, la epidemia expuso las recién curadas heridas del sistema financiero mundial.

Nadie sabe qué es lo que va a pasar después. Hay muchísimos escenarios sobre cómo podría desarrollarse la situación. Durante este difícil período, nuestra tarea es obtener la información correcta y basar nuestras decisiones de inversión en hechos y opiniones razonadas.

Si desea entender qué le pasó a la economía y por qué de repente todos comenzaron a hablar de la crisis financiera, este artículo le será útil. Hemos preparado una breve cronología sobre lo que está sucediendo y hemos recopilado todos los datos relevantes que le ayudarán a tomar la decisión correcta.

 

COVID-19. Tres Escenarios y un Poco de Optimismo

Difícilmente alguien hubiera imaginado que la epidemia del coronavirus COVID-19 llevaría a una cuarentena mundial, al cierre de fronteras y a la apertura de las “alcancías” de los gobiernos. El mundo tiene experiencia en la lucha contra diferentes tipos de influenza, SARS y otras enfermedades peligrosas con alta tasa de mortalidad, por lo que la respuesta mundial al COVID-19 ha sido en su mayoría tardía.

Sin embargo, el gradual reconocimiento del peligro y las medidas de cuarentena fueron el primer dominó en la cadena de procesos negativos. Y hasta que la pandemia no sea oficialmente derrotada, no debemos esperar una recuperación de la economía y del mercado bursátil.

En general, la situación puede desarrollarse de acuerdo a uno de los siguientes escenarios:

  1. Gradualmente, la tasa de mortalidad se reducirá a valores mínimos. Al mismo tiempo, las restricciones de cuarentena se suavizaran. En este caso, la recuperación podría tardar años.
  2. Se creará una vacuna eficaz. Hasta entonces, los países gastarán enormes recursos para contener el impacto de la pandemia, pero apenas este disponible la vacuna, las economías comenzarán a crecer rápidamente.
  3. La pandemia se reducirá a cero, pero habrán nuevos brotes de COVID-19 o de sus mutaciones.

El hecho de que tarde o temprano, la pandemia terminará, nos permite ser optimistas. Un poco más de un siglo atrás, el mundo sufrió con la gripe española, que se llevó entre 25 y 100 millones de vidas. En total, alrededor del 30% de la población mundial se vió afectada. Los doctores dicen que el nuevo coronavirus es mucho menos peligroso.

 

La Peor Situación Desde la Segunda Guerra Mundial

Comentando sobre la situación del COVID-19, la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dijo lo siguiente: “Anticipamos la mayor caída económica desde la Gran Depresión”.

Gobiernos, bancos centrales y comerciales ahora están intentando calcular el volumen de recesión económica a la que se enfrentarán este año. Según los estimados preliminares, el PIB de EE.UU. puede caer un tercio este trimestre.

Los analistas del banco suizo Credit Suisse escribieron lo siguiente: “La economía de EE.UU. se reducirá un 33,5%. Esto quiere decir que el período del 1 de abril hasta el 30 de junio se perfila como el peor trimestre registrado desde 1945”.

Expertos de Bank of America, que estuvieron entre los primeros en atreverse a afirmar que EE.UU. entró en recesión, prevén una caída del PIB de un 12%.

Si comparamos la situación actual con la crisis financiera de 2008, podemos concluir que la crisis actual será mucho más fuerte. En comparación: en el cuarto trimestre de 2008, la caída del PIB estuvo limitada a 6,3%. Al mismo tiempo, la caída del índice S&P 500 durante ese período fue de alrededor de 30%.

En otras palabras, la reciente corrección de 35% en el mercado de valores de EE.UU. con un subsecuente rebote hacia arriba fue solo la primera señal. Probablemente, por este motivo, el oro ha tenido una gran demanda desde principios de año. En abril, el valor del metal precioso rompió el récord de los últimos siete años.

Pero lo peor de ambos mundos será para esos países cuyas economías están estrechamente vinculadas con las exportaciones de petróleo.

 

El Petróleo: La artimaña de Rusia y la venganza de Arabia Saudita

Los países exportadores de oro negro intensificaron las medidas para equilibrar el balance entre la oferta y la demanda en 2016, cuando jugadores claves del mercado del petróleo concluyeron el tan llamado acuerdo de la OPEP+, un pacto para reducir la producción por un período de tiempo limitado.

Sin embargo, después de varias extensiones del acuerdo, hubo menos y menos unidad entre las partes. El mercado no prestó atención a las declaraciones de pequeños exportadores, como Ecuador. Sin embargo, la negación de Rusia de aprobar reducciones adicionales en el volumen de crudo producido significó el final al acuerdo de la OPEP+.

El 6 de marzo, las partes fracason en acordar otro recorte. Rusia, Kazajstán y Azerbaiyán se negaron a apoyar la reducción de las cuotas, a lo que Arabia Saudita respondió con un truco bien conocido de la década de los 80 — redujo los precios del petróleo y anunció un aumento en las tasas de producción. Para el 1 de abril, el precio del oro negro habia bajado en más de la mitad: el Brent cayó de $50 a $23 por barril, el WTI cayó de $46 a $20.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intervino en la confrontación, reuniendo a los altos funcionarios de Rusia y Arabia Saudita para retomar el diálogo. Por cierto, los departamentos especializados de EE.UU. contemplaron la posibilidad de imponer sanciones tanto a Rusia como a Arabia Saudita, si esos países no llegaban a un acuerdo.

Pero mientras que los petroleros negociaban, el mundo entero dejó de negar la seriedad de la epidemia de COVID-19 y comenzó a tomar medidas radicales. Una desaceleración en la actividad empresarial, una caída en las ventas y una interrupción de los flujos de exportación e importación llevaron a una caída del consumo del petróleo, pero la producción no se detuvo.

 

El Mercado Necesitaba “Sangrar”

Los inversores se calmaron por un tiempo después de que los participantes de la OPEP+ acordaron reducir la producción en casi 10 millones de barriles diarios. Sin embargo. el crecimiento en los inventarios llevó a una nueva ola de liquidaciones.

Al menos 13 millones adicionales de barriles fueron registrados semanalmente, así que los inversores comenzaron a hablar sobre el agotamiento de la capacidad de almacenamiento.

El mercado necesitaba descargarse urgentemente, porque la tensión era realmente alta. Esto llevó al fenomenal colapso de los futuros del petróleo crudo WTI. El contrato para las entregas de mayo no eran solo más baratos. Por primera vez en la historia, ¡el precio del petróleo cerró en la zona negativa y alcanzó -$40 por barril!

Claro, las especificaciones de este tipo de instrumentos tuvo su papel — los futuros tienen un período de circulación limitado, y los inversores comenzaron a deshacerse de esos contratos antes de que vencieran (nadie necesita una entrega real de petróleo).

Pero si no entramos en los detalles de los contratos de intercambio, podemos concluir que ahora el petróleo no puede costar ni US$ 100 ni US$ 50. Esto es evidente por el exceso de inventario de materia prima en las instalaciones de almacenamiento, por la caída de su demanda y por la recesión mundial.

Los bajos precios del oro negro afectarán principalmente a esos países cuyos presupuestos están estrechamente vinculados con los ingresos de las exporaciones de petróleo, por ejemplo, países del Medio Oriente, México, Noruega y Rusia.

Normalmente, ellos podrían sobrevivir fácilmente una situación como esta gracias a las reservas acumuladas. Pero la crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19 requiere muchos más gastos.

 

¿La Industria del Petróleo Mostrará Dinámicas Positivas?

Recibimos un comentario sobre este asunto de un experto independiente del sector energético:

“Si Arabia Saudita, Estados Unidos y Rusia no actúan rápidamente sobre un acuerdo para reducir la producción, los precios caerán más bajo las condiciones actuales de demanda.

La única forma no catastrófica de aumentar el precio es aumentando la actividad económica tanto en China como en EE.UU. En ese caso, si el consumo comienza a superar la producción, veremos un aumento gradual de las cotizaciones. Sin embargo, basados en las condiciones económicas globales, es muy poco probable que esto suceda.

En el pasado, a menudo los mercados han sido ‘rescatados’ del exceso de oferta en el mercado por el surgimiento de hostilidades en uno o más países exportadores de petróleo. Por ejemplo, los conflictos en Libia, Iraq y Venezuela durante las últimas décadas llevaron a un aumento en los precios del petróleo.

Inversores experimentados estarán observando las regiones productoras de petróleo buscando un repentino aumento de ‘operaciones militares’, ya que noticias de conflictos o de disminución del suministro en esas regiones, ayudarán a apoyar los precios del petróleo.

Sin ningún conflicto significativo o recorte extremo de producción, los precios del petróleo bajarán o se equilibrarán en niveles bajos hasta el final de este año. Solo cerca de 2021 la economía mundial tendrá la oportunidad de ganar impulso después de la pandemia del COVID-19 (dado que la pandemia haya terminado para ese momento)”.

Se espera que los principales productores comiencen a implementar los nuevos términos del acuerdo de la OPEP+ en mayo. Medidas adicionales para reducir los volúmenes de producción no fueron excluidas. Por ejemplo, el presidente mexicano prometió considerar parar todos los nuevos pozos.

Otra forma posible de salir de la situación sería con el surgimiento de una nueva alianza petrolera entre EE.UU. y Arabia Saudita. Se sabe que los funcionarios de EE.UU. ya están trabajando en la implementación de esta idea, pero hasta ahora, la prioridad de Washington es enfrentar la epidemia y levantar, al menos parcialmente, las medidas de cuarentena.

 

Apocalipsis financiero: ¿Sí o No?

Como se mencionó anteriormente, los inversores han estado sintiendo el inicio de la corrección global desde hace mucho tiempo. Siendo un activo tradicional de refugio, el oro comenzó a aumentar en verano de 2019 y se ha valorizado en más de 20%.

Sin embargo, no todos están de acuerdo en que el apocalipsis financiero llegará pronto. Hablamos con un inversor que va a vender en corto el CFD del oro usando un multiplicador.

Su análisis se basa en la Teoría de Ondas de Elliot. En resumen, al usar este método, los inversores consideran el gráfico como un conjunto de ondas, luego las clasifican y obtienen la respuesta a la pregunta clave: “¿En qué dirección irá el precio?”

La ventaja de este método es su completa independencia del análisis fundamental. La afirmación de que las tendencias tienen una estructura en forma de ondas es tomada como un axioma. Y todas las combinaciones ya ocurrieron anteriormente. Como habían demasiados factores nuevos, queríamos conocer la opinión de esos inversores que no las siguen:

De la correspondencia:

“El oro responde con entusiasmo a lo que está sucediendo en el mundo. Las normas de las ondas (B) del nivel superior se completaron. Quizás habrá un gran descenso a US$ 900 por onza como parte de la onda (C)”.

ES_0

 

Carrera por la sobrevivencia y distribución de billones

Como en cualquier crisis, la situación actual puede ser fatal para algunos. Por ejemplo, Argentina ya no puede acordar una reestructuración de la deuda con sus principales acreedores. De hecho, se convirtió en el primer país en entrar en quiebra.

Por el otro lado, China, que ganó una ventaja de tiempo ya casi se ha recuperado completamente de la epidemia. Las autoridades de China están estimulando activamente a las empresas para apoyar el mercado laboral, pero al mismo tiempo, los funcionarios chinos observan que hay una caída en las exportaciones — otros países comenzaron a comprar mucho menos.

La variedad de posibles consecuencias para el momento actual es alarmante. Nadie puede estar seguro de que los programas de recuperación desarrollados por los gobiernos ayudarán a superar la recesión.

Independientemente, las medidas de estímulo récord de EE.UU., de más de US$ 6 billones son impactantes. El paquete de rescate de US$ 2 billones será usado para pagos directos a todos los ciudadanos del país, y US$ 4 billones llegarán en forma de préstamos suaves para apoyar a las empresas. Gracias a las rápidas medidas, el dólar estadounidense no se volvió volátil y ahora está sirviendo como una moneda de refugio.

El gobierno de Japón también está discutiendo un serio paquete de ayuda. Un paquete de estímulo valorado en US$ 1,1 billones será asignado para apoyar a empresas y ciudadanos. El primer ministro Shinzo Abe cree que estos pasos llevarán a un crecimiento de más de 3% en el PIB.

Las autoridades de la UE están siguiendo el mismo camino: pretenden inyectar medio billón de euros en la economía de la UE. Además, hay una fuerte discusión entre los líderes de los países de la eurozona sobre la cuestión de los “coronabonos”. Esos eurobonos pueden ayudar a que los países más impactados se recuperen.

 

Que Debería Buscar un Inversor

Los países del segundo mundo son menos generosos con los incentivos. Tradicionalmente, son más sensibles a una crisis debido a sistemas ineficientes y la falta de diversificación económica. Esas regiones son altamente dependientes del comercio global, pero pueden mostrar altas tasas de crecimiento.

Si realmente quiere capitalizar con las futuras ondas de crecimiento, preste atención a países en desarrollo como Brasil. Puede hacer inversiones a largo plazo en el ETF MSCI Brazil 3x. Este portafolio incluye las principales empresas de Brasil.

También puede optar por acciones de las principales compañías de EE.UU. que muestran características de monopolistas, como Facebook y Google. Ambas compañías son grandes plataformas de publicidad, y esas corporaciones no tienen miedo de invertir en desarrollo, incluso en tiempos de crisis.

Google fabrica smartphones y mejora la tecnología web. Facebook intenta estar en el papel de una herramienta de pago y espera repetir el éxito del WeChat chino. A diferencia de los gobiernos, las compañías de IT conocen bien las necesidades del mercado y se anticipan a sus movimientos. Este patrón generalmente genera ganancias para los inversores.

 

Bitcoin como un Refugio Seguro para un Inversor

En el primer trimestre de 2020, el bitcoin logró experimentar tanto un crecimiento a US$ 10.000 como un colapso a US$ 4.000. Los medios dijeron que el activo estaba siguiendo las dinámicas del mercado de valores.

Sin embargo, a medida que se deterioraba la situación económica mundial, la criptomoneda reveló una característica no relacionada con ella — el deseo de estabilidad. Esto se puede confirmar con su regreso al nivel de US$ 7.000, donde la moneda estaba siendo comercializada a principios de año.

Y otro factor realmente alarmante es el crecimiento en el volumen de operaciones de Bitcoin en las bolsas. Cada día registra alrededor de US$ 30 mil millones en operaciones, mientras que en el cuarto trimestre era de alrededor de US$ 20 mil millones. Es decir, la demanda del mercado está creciendo.

ES_1

No sabemos si el precio aumentará, pero un plano siempre se convierte en una tendencia. Nuestra tarea es elegir el lado correcto. Y si tomamos en cuenta que el Bitcoin no está controlado por ningún país, no está sujeto a la inflación y su emisión es limitada, tiene todas las posibilidades de convertirse en el principal refugio seguro para los inversores.


Independientemente de cómo se desarrolle la crisis, recuerde — los factores descritos en este artículo son la clave para entender lo que está sucediendo. Los mercados se van a recuperar, las cosas volverán a la normalidad para la humanidad, pero hasta entonces, veremos carreras en las acciones, fuertes tendencias alcistas, colapsos y quiebras. Esto es lo que estaremos enfrentando y con lo que ganaremos dinero.

Related posts
© 2014 - 2020 Olymp Trade. All Rights Reserved.