Las cifras más bajas de desempleo pueden no ser suficientes para un futuro brillante en Estados Unidos.