Londres y Bruselas aún no logran ponerse de acuerdo