Ayer, después de la reunión del Banco de Inglaterra del mes de junio, el GBP cayó a mínimos locales.