Los cierres en Australia no están ayudando a la economía.